Wideprint:Inicio|Arquitectura|Ílhavo House / M2.senos arquitetos

Ílhavo House / M2.senos arquitetos

Compartir

A tu alrededor todavía puedes sentir los antiguos campos de cultivo, pero esta sigue siendo una casa muy urbana. Los propietarios heredaron el terreno de sus abuelos y decidieron construir esta casa en él. Una casa de planta baja (o predominantemente de planta baja) que cumple con los deseos de la familia.

La parcela, con poca profundidad, se extiende lentamente a lo largo de la calle, casi desapareciendo alrededor de la curva. El ejercicio consistió en acomodar la exigente área de despliegue, evitando la proximidad a la calle y a los vecinos. Esta presencia impuesta no siempre es fácil de gestionar, sin renunciar a los espacios al aire libre.

Y así, la casa se apoya en el muro colindante al oeste y se desarrolla hacia el lado este, con una forma regular, ocupando el terreno dentro del límite legal máximo. La forma regular de la casa se desmaterializa siguiendo el cierre del terreno, retrocediendo progresivamente sobre la calle, hasta el volumen anexo (casi un punto final), lo que le confiere un dinamismo, acentuado por la opción de dos plantas en el área central.

Para contrarrestar la proximidad a la calle y a los vecinos, todos los espacios interiores se alejan de la fachada, con el fin de crear “patios” más íntimos y protegidos, que se traducen en una relación ambigua en la dicotomía exterior-interior, reforzada por la existencia de las persianas. De esta manera, se crean ecosistemas seccionados que borran cualquier recuerdo de la vida exterior.

Aquí, la arquitectura del paisaje desempeña un papel fundamental en la creación de espacios naturales visualmente idílicos, con árboles y arbustos autóctonos y sostenibles, que protegen, proporcionan sombra, incluso aromas, o simplemente ofrecen hierbas aromáticas para mejorar los sabores de las comidas.

La organización interior es bastante racional. En la parte trasera se encuentra el garaje, con comunicación transversal que permite el acceso interior a través de una primera sección dedicada a los servicios (lavandería y área técnica). La entrada se encuentra en el centro de la casa, protegida de la calle por la extensión de las paredes. El área privada de las habitaciones tiene total autonomía respecto a los espacios sociales. La sala de estar y la cocina están relacionadas entre sí, aunque son espacios independientes con relaciones distintas con el exterior. En la planta superior, encontramos los programas complementarios, el gimnasio y la oficina, que se extienden a los balcones.

Los interiores son sobrios y destacan los techos de concreto y los marcos de aluminio, pero sin duda es la madera de Riga la que aporta comodidad y detalle a la vida cotidiana. En el exterior, se prefieren materiales naturales, como granito o madera en las persianas, pero son las enormes losas de concreto y el acabado de todas las fachadas en pasta bituminosa de color crema los que aportan un equilibrio visual, una presencia sobria en la calle.

SUSCRIBITE A WIDEPRINT